Twitter Google Plus YouTube

¿Te gusta mi musica?
¿Te gusta mi pagina web?

Reflexión Columbana Domingo 15 TO C - Lc 10, 25-37

Leamos:

XV Domingo ordinario, Ciclo C

Primera Lectura:

Deut 30, 10-14

En aquellos días, habló Moisés al pueblo y le dijo: "Escucha la voz del Señor, tu Dios, que te manda guardar sus mandamientos y disposiciones escritos en el libro de esta ley.

Y conviértete al Señor tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma.

Estos mandamientos que te doy, no son superiores a tus fuerzas ni están fuera de tu alcance. No están en el cielo, de modo que pudieras decir: '¿Quién subirá por nosotros al cielo para que nos los traiga, los escuchemos y podamos cumplirlos?'

Ni tampoco están al otro lado del mar, de modo que pudieras objetar: ¿Quién cruzará el mar por nosotros para que nos los traiga, los escuchemos y podamos cumplirlos?'  Por el contrario, todos mis mandamientos están muy a tu alcance, en tu boca y en tu corazón, para que puedas cumplirlos".


Salmo Responsorial:

Salmo 68, 14 y 17. 30-31. 33-34. 36ab y 37

R. (cf. 33) Escúchame, Señor, porque eres bueno.

A ti, Señor, elevo mi plegaria, ven en mi ayuda pronto;
escúchame conforme tu clemencia, Dios fiel en el socorro.
Escúchame, Señor, pues eres bueno y en tu ternera vuelve a mí tus ojos.

R. Escúchame, Señor, porque eres bueno.

Mírame enfermo y afligido; defiéndeme y ayúdame, Dios mío.
En mi cantar exaltaré tu nombre, proclamaré tu gloria, agradecido.

R. Escúchame, Señor, porque eres bueno.

Se alegrarán al verlo los que sufren; quienes buscan a Dios tendrán más ánimo,
porque el Señor jamás desoye al pobre ni olvida al que se encuentra encadenado.

R. Escúchame, Señor, porque eres bueno.

Ciertamente el Señor salvará a Sión, reconstruirá a Judá;
la heredarán los hijos de sus siervos, quienes aman a Dios la habitarán.

R. Escúchame, Señor, porque eres bueno.


Segunda Lectura:

Col 1, 15-20

Cristo es la imagen de Dios invisible, el primogénito de toda la creación, porque en él tienen su fundamento todas las cosas creadas, del cielo y de la tierra,  las visibles y las invisibles, sin excluir a los tronos y dominaciones, a los principados y potestades.

Todo fue creado por medio de él y para él.

Él existe antes que todas las cosas, y todas tienen su consistencia en él. Él es también la cabeza del cuerpo, que es la Iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, para que sea el primero en todo.

Porque Dios quiso que en Cristo habitara toda plenitud y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas, del cielo y de la tierra, y darles la paz por medio de su sangre, derramada en la cruz.


Aclamacion antes del Evangelio:

Jn 6, 63c. 68c
R. Aleluya, aleluya.
Tus palabras, Señor, son Espíritu y vida. Tú tienes palabras de vida eterna.
R. Aleluya.


Evangelio:

Lc 10, 25-37

En aquel tiempo, se presentó ante Jesús un doctor de la ley para ponerlo a prueba y le preguntó: "Maestro, ¿qué debo hacer para conseguir la vida eterna?" Jesús le dijo: "¿Qué es lo que está escrito en la ley? ¿Qué lees en ella?" El doctor de la ley contestó: "Amarás al Señor tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma, con todas tus fuerzas y con todo tu ser, y a tu prójimo como a ti mismo". Jesús le dijo: "Has contestado bien; si haces eso, vivirás". El doctor de la ley, para justificarse, le preguntó a Jesús: "¿Y quién es mi prójimo?"

Jesús le dijo: "Un hombre que bajaba por el camino de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos ladrones, los cuales lo robaron, lo hirieron y lo dejaron medio muerto. Sucedió que por el mismo camino bajaba un sacerdote, el cual lo vio y pasó de largo. De igual modo, un levita que pasó por ahí, lo vio y siguió adelante. Pero un samaritano que iba de viaje, al verlo, se compadeció de él, se le acercó, ungió sus heridas con aceite y vino y se las vendó; luego lo puso sobre su cabalgadura, lo llevó a un mesón y cuidó de él. Al día siguiente sacó dos denarios, se los dio al dueño del mesón y le dijo: 'Cuida de él y lo que gastes de más, te lo pagaré a mi regreso'. ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del hombre que fue asaltado por los ladrones?" El doctor de la ley le respondió: "

El que tuvo compasión de él". Entonces Jesús le dijo: "Anda y haz tú lo mismo".


Reflexionemos:

Un tema fuerte integra las lecturas de hoy: la primacía de Jesús en la comunicación de la ley del amor del Padre.

Deut. 30 es un fino ejemplo de cómo el pueblo de Israel atesoraba la ley mosaica, la Torá; como una comunicación clara y privilegiada de la voluntad de Dios.

Hoy tenemos una espléndida ocasión para observar el salto cualitativo que se produce en la conciencia cristiana cuando los creyentes después de la Pascua entienden la persona y la palabra de Jesús como ese cumplimiento de la voluntad del Padre, incluso por encima de la Torá.

El pasaje del Evangelio presenta una muestra de ello. Aquí, como en el Sermón del Monte (Mateo 5: 43-48), Jesús comienza a partir de, y luego va más profundamente para explicar la enseñanza del Antiguo Testamento sobre el amor.

En la carta a los Colosenses vemos que, con la celebración de Jesús como imagen del Dios invisible, cabeza del cuerpo, el lugar de la “cósmica plenitud ", el reconciliador de todos" Esto apoya la idea de Jesús como una comunicación más completa de Dios de sí mismo.

El enorme y perdurable impacto de la hermosa parábola del "Buen Samaritano" de Jesús es aún más extraordinario si tenemos en cuenta que, para los Judios los samaritanos eran cualquier cosa menos buena. La clave aquí está recuperando el choque de la identidad del héroe, un samaritano. Estas personas eran los parias en la Palestina del siglo primero. Al casarse con los invasores asirios en el siglo 8 aC fueron considerados “raza mestiza” y manchada. Y debido a que mantienen una tradición distinta de la Tora y por practicar un culto en el templo competidor del Monte Gerizim (Para la actitud tradicional hebrea hacia los samaritanos ver Jn. 4: 20-22), la suya fue considerado una forma corrupta del judaísmo. (Ver Eclesiástico 50: 25-26.)

Para un samaritano, un extranjero sospechoso en Judea, tener contacto con un Judio herido habría sido un acto de compasión inexplicable y un riesgo impensable.

Ellos también se veían como renegados despreciables de la fe judía. Incluso acusaron a Jesús a sí mismo de ser un samaritano y poseídos por un demonio (Jn 08:48).

Para nosotros, cristianos de hoy, vale la pena considerar el significado de la parábola para nosotros. Jesús usó esta historia para explicarnos de una manera dramática lo que es más importante, que resalta la calidad que requieren sus seguidores.

La importancia de la parábola surge como respuesta a una pregunta específica" ¿Quién es mi vecino a quien debo mostrar tanto amor como a mí mismo?

La respuesta regresa como pregunta al abogado judío que preguntó. Todos sin excepción, incluso como el despreciado samaritano, debe considerarse como un vecino.

Podríamos preguntarnos lo que el samaritano tenía que ganar personalmente de su acto de caridad. La respuesta, en términos materiales, es precisamente nada.

El punto es que el amor que es real y verdaderamente el amor, es desinteresado. De hecho, ¿dónde está el mérito en ser bueno sólo para amigos, que es obvio que recompensar a cambio, en caso de necesidad? El amor cristiano debe abarcar todos.

En segundo lugar, si usted no se presenta el amor al prójimo a quien se ve, entonces no importa qué instrucciones se mantiene, qué sacrificios rituales se inscribe en, al igual que el sacerdote y el levita de la parábola, que se vuelve incapaz de amar a Dios, a quien no se puede ver. Esto es algo que san Juan reitera una y otra vez. Si quieres participar en el banquete eucarístico y recibir al Hijo de Dios en su corazón, entonces primero debe limpiar su corazón de todo odio, la amargura, la mala voluntad, porque el Dios que recibimos en este sacramento es el amor.


Oremos:

Señor Dios,
que iluminas a los extraviados con la luz de tu verdad, para que puedan volver al buen camino;
danos, a quienes hacemos profesión de cristianos, la gracia de rechazar todo lo que se opone a este nombre y comprometernos con todas sus exigencias.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo, y es Dios, por los siglos de los siglos.