Twitter Google Plus YouTube

¿Te gusta mi musica?
¿Te gusta mi pagina web?

Reflexión Columbana - 1er Domingo de Adviento - Ciclo A

Esten Despiertos

Posted by Padre Diego activo Nov 26, 2016

IsaiasCon el Adviento, comenzamos el año litúrgico A. 
Adviento o advenimiento, significa venida, llegada, y se refiere a “la venida de Cristo”.
 
Hablando en términos bíblicos hay dos venidas:
1) La venida que ya ocurrió con el Nacimiento
y que celebraremos en Navidad,
2) La futura venida, llamada
“Segunda venida en Poder y Majestad”,
con la que se inaugura una nueva etapa para la humanidad donde gozaremos junto al Cordero victoriosa una vida para siempre, y los malvados que eligieron alejarse del bien sufriran eternamente en el infierno. 
 
La hermosa imagen de cambiar espadas y lanzas por arados y hoces con la que Isaías describe la paz está en el vestíbulo del edificio de las Naciones Unidas en Nueva York.
 
Esta imágen describe bien la utopia de esperanza de la paz terrena que animaba a los profetas: el mundo reconciliado, paz en la convivencia y el trabajo, fin de las guerras y preparaciones para guerrear, no más arsenales de armas ni maniobras militares. 
 
Hoy entendemos de manera más universal que el fin de la Humanidad no es caminar hacia el excluyente monte de Sión, sino al corazón de Dios, desde cada religión. 

Joven contento

Pablo anima a la iglesia a mostrar amor y explica por qué es importante vivir conforme a la Palabra de Dios: El Señor Jesús retornará pronto. 
 
Nuestro tiempo es un nuevo “kairos” (tiempo decisivo), porque lo decisivo ya sucedió: su muerte, resurrección, ascensión y la venida del Espíritu Santo.
 
Nadie sabe la hora exacta, esperamos sí que su venida nos encuentre  listos, levantados del letargo y yendo al encuentro del Señor con una conducta que le agrade. 
 
Su venida nos alcanza y resplandece su gloria sobre lo que proclamamos, hacemos y vivimos; vestidos de Cristo, empapados de Él, en comunión con Él. Por esta comunión, vivimos una vida nueva, una vida para la gloria de Dios.
 
Mateo desarrolla los “discursos escatológicos” de Jesús (sobre las cosas finales o el final del mundo) en los capítulos 24-25 de su evangelio. Allí, Jesús pronuncia varios discursos y dichos para ayudar a sus oyentes a vivir preparados y listos para dar testimonio de la verdad.
 
La escotología se refiere a dos tipos de final: El personal y el universal.
 
Cuando han sido mal usados, estos y otros discursos apocalípticos generaron violencia y miedo. Las creencias religiosas, sobre todo su interpretación son asuntos que conciernen a toda la población. Pueden mejorar la convivencia o dificultarla.
Destruccion de Jerusalen
Estar preparados es ser testigos de que la segunda venida de Cristo salva y no condena.
La libertad para dudar o creer, odiar o amar, dar vida o muerte son opciones que tomamos libremente para reflejar en nuestras vidas la presencia o ausencia de la fe en el Resucitado.
No debe determinar nuestra opción ni la amenaza apocalíptica, el Armagedón ni las amenazas de condenación; debe ser fruto de la decisión crítica y  personalizada de nuestra fe.
Dios no nos creó para ponernos a prueba sino para amarnos y amar. El Adviento debe hacernos consciente de que la segunda venida debería ser, una ocasión para responder a las preguntas que pasan por la mente de los oyentes.
Corona de Adviento Misionera

La virtud típica del Adviento es la esperanza, una dimensión de nuestra vida que estamos llamados a cultivar en estas cuatro semanas. Tanto Israel como muchos otros pueblos vivieron su historia iluminados por la esperanza del encuentro con Dios, durante y al final del camino.

El adviento nos llama a vivir nuestras vidas como un caminar acompañado por la fuerza de la esperanza. El Adviento ayuda a preguntarnos ¿Qué peso tiene la esperanza en mi vida?

Tal vez para el comercio, adviento es bombardearnos con publicidad prenavideña para que la navidad sea exitosa para ellos debido al aumento del consumo en general. El cristiano coherente no cae en la trampa del mensaje publicitario de corte religioso pero ausente de fe, que solo quiere hacernos consumir y consumir.

 El tema de la muerte personal (sus circunstancias, su cercanía, su conveniente previsión)
y el fin del mundo deben ser expresados de un modo más actual e incluyente: Dios es de todos y es para todos, quiere salvar a todos y siempre ofrece la oportunidad, depende de nosotros si la tomamos o no; La paz es tarea de todos y debe alcanzar a todos.

Solidaridad, respeto, tolerancia y apertura son caminos que definitivamente nos lleva a hacer realidad la utopía cristiana. El Adviento, o incluso todo el año litúrgico que hoy iniciamos son buenos tiempos para renovar nuestro compromiso con el resucitado; animar a la comunidad a preparar ya, el tema de la Navidad y ayudar a los creyentes a vivir bien esta tradición, con frescura, esperanza y listos. 
Muro de Isaías - ONU

Oremos: 

Corona Misionera"Dios todopoderoso, 
Padre de amor,
Paciente y rico en Misericordia;
aviva en tus fieles, al comenzar el Adviento, el deseo de salir
al encuentro de Cristo, que viene,
acompañados por las buenas obras,
para que, colocados un día a su derecha, merezcan poseer el reino eterno.
Por nuestro Señor Jesucristo.
___________________________________
“Si el alma hace buen uso
de las virtudes plantadas en ella,
entonces será de verdad semejante a Dios.

El nos enseñó, por medio de sus preceptos, que debemos producir frutos constantes
de todas las virtudes que sembró
en nosotros al crearnos”. 
(De las instrucciones de san Columbano, abad. Instrucción 11, sobre el amor, 1-2)

Categorías: