¿Te gusta mi musica?
¿Te gusta mi pagina web?

Algo de Mi

El Sacerdote y el músico.

Grabando en Estudios ClavaUn saludo cariñoso queridos amigos y amigas.
Soy Padre Diego. (Diego Cabrera Rojas) Sacerdote Misionero Peruano de la Sociedad Misionera de San Columbano. 
Soy cantautor católico y nací en el Distrito de Camporredondo, Provincia de Luya, Departamento de Amazonas, Perú. 
Soy el menor de mis hermanos y hermanas. 
Al morir mi madre, mi tía Aurora me trajo a Lima y ante de cumplir los 4 años me puso en el Puericultorio Pérez Aranibar, en el distrito de Magdalena, Lima. 

El PPA era entonces el mejor internado de Latinoamerica 
para niños huérfanos y pobres. Allí recibí cobijo, alimentación, educación y cariño de los Clérigos de San Viator. Hoy lo reciben nuestros niños y niñas gracias al cariño 
y dedicado trabajo de los Hermanos Corazonistas y las hermanas de la Caridad de Santa Ana. 
Orgullosamente soy un ex alumno de la Promoción 1975 "Abraham Valdelomar" 
del INI 64 Enrique Fracchia, de la sección Tomás Valle del Puericultorio Pérez Aranibar.

Grabando Llévalo a YahvéSoy uno de los Impulsores del Canto Popular Cristiano. 
Quiero compartir mi vida en cantos inspirados en la fe, 
en la paz y en la alegría del Dios de la Vida. 

Mi ser Sacerdote y ser compositor y músico se complementan bien, el uno se apoya en el otro y me ayuda a caminar siendo fiel y alegre en ambos ministerios.  Compongo mis canciones inspirado en los sucesos diarios, las cosas simples que vivo cada día, la resistencia a las injusticias, la tremenda fe y cariño de nuestros pueblos y comunidades cristianas donde Jesús nos pide ser siempre testimonio del amor de Dios.  

Eso me ha permitido terminar once discos personales y tres con mi anterior grupo PachAmérica. 
A pesar de no tener ni los medios ni el apoyo, Dios me ayudó a encontrar la forma de terminar lo que es para Él y que ha puesto en mi corazón gratuitamente para ser compartido con su gente.

El Misionero

La cercania con la gente me ayudó a descubrir un Dios vivo y presente, eso me animó a comprometerme en su obra e ingresé al seminario de la Sociedad Misionera de San Columbano.En el Puericultorio 
Dejé mi trabajo y mis estudios y me embarqué en los proyectos del Reino del Resucitado. Traje conmigo a este camino nuevo mis sueños y talentos. Fuí felíz cuando tomé esa decisión, más felíz cuando me ordené sacerdote y me mandaron a las Misiones en las Islas Fiji, Oceanía y sigo feliz hasta hoy.

Mi experiencia misionera y sacerdotal ha sido muy rica. 
He vivido y trabajado en las Islas Fiji por ocho años. 

La fe de la gente me ha ayudó a convertirme en mejor persona 
y a fortalecerme día a día en mi fe y en mi alegría. 
El cariño del Dios de la Vida está siempre presente en las personas que Él ha puesto en mi camino. 

Eso ha pasado durante toda mi vida de fe, en las zonas rurales de Chile, donde tengo muchos amigos y amigas, o en la India, a donde fui para aprender ese idioma, en mi propio país y ahora en Norwalk, California.  

En mis momentos difíciles como misionero tuve el aliento y el apoyo que me han sostenido mi vocación. Dios habla y actúa a través de la gente que lo ve, lo goza y lo sufre cada día. El esfuerzo que hacen para vivir su fe en situaciones difíciles realmente me cuestionan pero a la vez me dan el ejemplo que necesito para seguir siendo fiel en mi vida y en mi ministerio.

¡Paz y Alegría en el Dios de la Vida!